Dios te salve, María. Llena eres de gracia. El Señor es contigo. Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Santa María, Madre de América

MARÍA , Madre Nuestra

¡Bienvenidos a esta página dedicada a Santa María,
Madre de Dios y Madre Nuestra!
La función evangelizadora de la Virgen Madre en la vida de la Iglesia está testimoniada desde los inicios de la comunidad cristiana. La historia del Pueblo de Dios refleja el amor filial que los hijos de la Iglesia profesan desde siempre a Santa María. ¡Y es que es el mismo Señor Jesús quien, desde lo alto de la Cruz, nos señala el camino que debemos seguir para mejor llegar a Él: la piedad filial a María Santísima!

A través de Internet se nos ofrece la oportunidad de llevar a millones de personas las palabras del Señor Jesús: «Mujer, ahí tienes a tu Hijo»; «Hijo, ahí tienes a tu Madre». Estamos convencidos que, al igual que la evangelización constituyente, la Nueva Evangelización debe estar signada por la intercesión y la presencia maternal de María Santísima. Es, pues, el amor filial que brota del Reconciliador el que nos anima a presentar esta página mariana como un lugar de encuentro con aquella que es la Madre de la Iglesia.

Es nuestro deseo que los documentos, oraciones, cantos, poemas y demás subsidios que aquí se encuentran sean medios concretos que nos permitan acrecentar nuestro amor filial y decir cada vez con más fe: ¡Santa María, ruega por nosotros!

Esta página está en constante crecimiento. Para mantenerte al tanto de las últimas novedades hemos preparado una lista de suscriptores de la cual te invitamos a formar parte. Si tienes algún comentario o deseas contribuir con alguna idea
escríbenos.

Documentos pontificios marianos

Textos marianos

Oraciones

Subsidios musicales

Principales fiestas marianas

Poemas marianos

Enlaces a otras páginas marianas

La Iglesia que habla y reza en castellano

Movimiento de Vida Cristiana

 

  Dios te salve, María. Llena eres de gracia. El Señor es contigo. Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 

© 2002 Movimiento de Vida Cristiana. -

Administrador de la página: Paul Zink

Esta página ha ingresado al ciberespacio el día 8 de setiembre de 1996, Natividad de la Santísima Virgen María